Control

Dos practicantes mágicos con Invocación pueden disputarse el control de un espíritu. Los practicantes mágicos sólo pueden controlar a los tipos de espíritus que sean capaces de invocar.

El practicante mágico que intente tomar el control declara el intento como una Acción compleja exclusiva, como en el caso de invocación de un espíritu. El practicante mágico que controla el espíritu puede resistir, independientemente de si tiene o no acciones disponibles en ese momento, o aunque no esté físicamente presente. Los dos practicantes de la magia hacen un chequeo de Invocación contra un número objetivo igual a la Energía del espíritu. El invocador del espíritu también añade sus dados de Carisma al chequeo. Se pueden aplicar también modificadores por tótem y focos espíritu, si están disponibles.

Si el que lo controlaba obtiene más éxitos no ocurre ningún cambio y el desafiador debe hacer un chequeo de resistencia al Drenaje como si hubiera invocado el espíritu. Si el desafiador obtiene más éxitos, obtiene el control del espíritu (con un servicio por cada éxito neto) y ambos practicantes mágicos deben hacer un chequeo de resistencia al Drenaje. Si ninguno obtiene éxitos, ambos sufren el Drenaje y el espíritu queda incontrolado (los espíritus no atados se desvanecen).

Espíritus incontrolados

Si un practicante mágico se encuentra un espíritu (del tipo atado, como un elemental) incontrolado puede usar la Invocación para intentar tomar el control de él. Haz un chequeo como si el espíritu estuviera siendo expulsado. Si el practicante mágico tiene éxito, el espíritu queda controlado y atado a él, debiéndole un servicio. Para obtener servicios adicionales, haz un chequeo de Invocación contra un número objetivo igual a la Energía del espíritu. Los focos espíritu se aplican. Por cada dos éxitos, el espíritu deberá al mago un servicio adicional.

Unless otherwise stated, the content of this page is licensed under Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License