Energía del hechizo

La Energía de un hechizo indica la cantidad de energía mágica que el lanzador puede asignar al hechizo, lo que determina su potencia y efectividad.

Los lanzadores de hechizos aprenden éstos a una determinada Energía. Pueden lanzar el hechizo a una Energía inferior si lo desean, pero nunca podrán lanzarlo a una Energía mayor de la aprendida. La mínima Energía para un hechizo es 1. Los personajes que quieran incrementar la Energía de un hechizo deben volverlo a aprender.

Cuanto mayor sea la Energía de un hechizo, mayor será la potencia del efecto y más difícil lo tendrá el blanco para resistirlo (y más difícil será defenderse contra él o disiparlo). Los hechizos de Energía elevada son también más extenuantes a la hora de lanzarse. A la hora de elegir la Energía de un hechizo debes sopesar el equilibrio entre su efectividad y la capacidad del personaje para absorber el Drenaje producido por su lanzamiento.

Unless otherwise stated, the content of this page is licensed under Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License