Espíritus guardianes

Un guardián es un espíritu sencillo que puede ser invocado por un practicante mágico quien le puede encomendar tareas sencillas. Cualquier practicante mágico que pueda utilizar la Invocación será capaz de llamar espíritus guardianes.

En general, el ritual de invocación no requiere de un equipo especial y puede ser realizado en cualquier momento. Para invocar a un guardián, el practicante mágico debe hecer un chequeo de Invocación contra un número objetivo igual a la Energía del guardián. La máxima Energía que un personaje puede dar a un guardián es igual a su Magia dividida entre 2 (redondeando hacia arriba). Cada éxito concede al guardián una hora de vida.

El Drenaje por invocar a un guardián es siempre (Energía + horas de vida)Sa, y nunca es daño físico. El invocador debe resistir el Drenaje realizando un chequeo de Carisma. El invocador puede optar por disminuir el tiempo de vida del guardián para reducir el Drenaje.

El personaje puede mantener a la vez una cantidad de guardianes equivalente a su Carisma. Los guardianes no cuentan para el total de espíritus atados (como los elementales) que un mago puede atar al mismo tiempo. Si es necesario, lleva la cuenta de ambos totales de forma separada. Los personajes pueden disolver a voluntad los guardianes que hayan conjurado, incluso antes de que su tiempo expire, esté presente o no el espíritu.

Los guardianes pueden ser invocados durante periodos de tiempo más prolongados si se gasta Buen karma, empleando materiales de invocación o las dos cosas. El practicante mágico puede invocar un guardián que dure semanas en lugar de horas, gastando una cantidad de Buen karma igual a su vida en semanas, o utilizando el mismo número de unidades de materiales de invocación.

Independientemente de que su vida se mida en horas o en semanas, el guardián se disuelve en las energías informes del espacio astral cuando su tiempo se agota.

Los espíritus guardianes sólo pueden tener 1 punto de Reserva de karma.

Características

Los guardianes existen exclusivamente en el plano astral. Nunca pueden abandonar el plano astral, ya sea para materializarse en el mundo físico o para ascender a un metaplano.

Los guardianes pueden ver y escuchar en el plano físico e incluso pueden manifestarse, volviéndose visibles y audibles a los seres vivos del mundo físico. Sin embargo, no pueden tocar cosas materiales y tampoco afectar al plano físico de forma directa.

Los niveles de los atributos del guardián son equivalentes a su Energía.

Los guardianes son listos y decididos a la hora de llevar a cabo las tareas que se les asignan, pero todo lo demás tiende a pasarles por encima de sus cabezas astrales. Su inteligencia se puede comparar a la de los perros fieles bien adiestrados. También se toman las órdenes de manera bastante literal (nunca le digas a un guardián que busque en cada esquina del edificio…). Los guardianes raramente consiguen superar dificultades imprevistas. Por ejemplo, si un guardián enviado a un lugar se topa en su camino con una barrera astral, lo más probable es que se quede allí hasta que el tiempo se agote y se disuelva.

Los guardianes pueden ser expulsados y confrontados en combate astral de la manera normal. El guardián está atado fuertemente a su invocador y otro practicante mágico no puede controlarlo.

En combate astral, los guardianes infligen daño (Energía)Sa. No pueden infligir daño físico y no pueden afectar a formas astrales afectadas sólo por el daño físico, como las barreras y los focos.

Guardianes y rastreo astral

El guardián puede rastrear cualquier persona o lugar conocidos por su invocador. No puede encontrar cosas sin vida, aunque el invocador conozca bien esa cosa. No obstante, puede encontrar un objeto encantado en el caso de que el invocador haya observado astralmente el aura del objeto.

El director de juego hace un chequeo de Energía secreto por el guardián con un número objetivo de 9 menos la Inteligencia del invocador. Si el espíritu está buscando un iniciado, incrementa el número objetivo por el grado de iniciado del blanco, ya que los guardianes quedan confundidos por los complejos diseños de la energía metamágica. No apliques este modificador si el iniciado al que el guardián está buscando es su invocador.

El espíritu emplea su poder mágico para rastrear la imagen mental que recibe de su invocador. Divide 2 horas entre el número de éxitos que el espíritu obtiene en su chequeo de Energía si está buscando a un ser vivo, 4 horas si busca un objeto mágico y 6 horas si es un lugar. Si el chequeo no tiene éxito, el espíritu vagará confuso por los alrededores hasta que el tiempo expire.

Si el blanco entra dentro de una barrera mágica en algún momento de la búsqueda, el guardián perderá el rastro en la barrera. Si el blanco se proyecta a un metaplano durante este tiempo, el guardián pierde el rastro porque el blanco está más allá de su alcance. En este punto, haz un chequeo de Energía (4). Si el guardián obtiene algún éxito, tratará de regresar hacia su amo para comunicarle su fallo. De lo contrario se quedará vagando por el espacio astral sin rumbo fijo hasta que se disuelva.

Si se viera obligado a ello, el guardián puede rastrear a su propio invocador. El número objetivo para ello es 6 menos la Magia del invocador (con un número objetivo mínimo de 2). Divide 2 horas entre los éxitos para determinar el tiempo que le lleva.

Tareas para los guardianes

Los guardianes tienen muchos usos. Pueden actuar como guardias o sistemas de alarma astrales, o pueden realizar "escuchas" mágicas. Pueden entregar mensajes y traer de vuelta las respuestas. Las siguientes tareas son algunas de las más típicas de las que un espíritu guardián puede manejar.

Alarma

El invocador asigna al guardián que proteja un lugar en el plano astral. El espíritu sólo reaccionará a los intrusos en el plano astral. El guardián puede patrullar una zona de unos 10.000 m² (véase patrulla astral) y se le puede instruir para que deje pasar sin problemas a determinados individuos. El número máximo de individuos que el espíritu puede reconocer de esta manera es igual a su Energía.

El guardián patrullará la zona designada con su velocidad normal de movimiento (Energía x 5 m/Turno de combate). Si observa a una persona no autorizada en el plano astral dentro de su zona, correrá a informar a alguna persona designada. Si esa persona designada no se encuentra en la zona vigilada, el guardián la rastreará para informarle del intruso. El invocador también puede ordenar al espíritu que informe a cualquier persona que se encuentre en un lugar determinado de la zona (las oficinas de seguridad, por ejemplo).

Cobertura aérea

El invocador confía al guardián el seguimiento de alguien con la orden de atacarle si el blanco emplea la percepción o la proyección astral. Si el blanco pasa a través de una barrera mágica o se proyecta a un metaplano, el guardián pierde el rastro y queda distraído.

Espía

El guardián es enviado a algún lugar o se le ordena seguir a alguna persona conocida por el invocador. Observará todo lo que acontezca durante un período de tiempo determinado, para volver luego donde su amo para informarle. Puede dar informes claros sobre acontecimientos mágicos, acciones de seres vivos y conversaciones entre personas. Se vuelve más impreciso cuando se trata de tecnología, llamadas telefónicas, cosas impresas o aritmética.

El invocador también puede ordenar al espíritu que observe un lugar o una persona hasta que ocurra un hecho concreto. Por ejemplo, un practicante mágico podría decir "síguela hasta que recoja un maletín de cuero y mira dónde lo coge; luego, ven y cuéntamelo". Sin embargo, el espíritu guardián puede confundirse o quedarse sin tiempo antes de completar la tarea.

Irritante

El invocador puede ordenar a un guardián que encuentre a una persona y la siga, repitiendo en voz alta alguna frase ofensiva o un insulto, o incluso llegar a discutir con ella. Para este trabajo, el guardián se manifiesta de forma visible y audible en el plano físico. Por ejemplo, un practicante mágico enfadado con un Sr. Johnson podría enviarle un guardián para que siguiera el tipo y le acosara. "Sabes, es realmente un honor encontrarse al tipo que levantó ese rumor sobre Mitsuhama justo a tiempo para reventar su adquisición de Garuda Aircraft. De todas formas, ¿cuánto cobró el tecnomante por esa incursión? Creo que mostraste a esos esbirros que no pueden perder el tiempo con Boeing, ¿no?"

Por otra parte, el guardián podría ir a un lugar y quedarse quieto, poniendo el grito en el cielo con algún tema previamente asignado. "¡Eh, aquí! Bienvenidos a Hannibal's Grill. He oído que las rataburgers están realmente deliciosas hoy. Todos, bienvenidos a Hannibal's Grill. ¿Tienes tu tarjeta DocWagon en regla?". Y así cualquier tema.

El practicante puede emplear esta treta para cualquier cosa, desde una pequeña broma a una extorsión pasando por una declaración de guerra.

Mensajero

El guardián se dirige a un lugar concreto o hasta una persona conocida por el invocador y entrega un mensaje hablado. También puede mostrar dibujos sencillos de hasta una complejidad máxima de una fotografía estática en dos dimensiones que le haya mostrado el invocador. Si se le pide, el guardián memorizará la respuesta y regresará a su amo con ella.

Si el invocador no puede dar una dirección exacta del lugar al que debe dirigirse, el espíritu debe rastrearlo. Si el invocador se ha movido de sitio en ese tiempo, el guardián debe rastrearle antes de que pueda entregarle la respuesta.

Perro guardián

Al guardián se le asigna la vigilancia de un lugar en el plano astral, como en la tarea de alarma, y se le ordena atacar a cualquier intruso astral en lugar de dar la alarma.

Unless otherwise stated, the content of this page is licensed under Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License